Sandwich de leche - Raza Italiana - Sandwich de leche casero
Home / Comida Italiana / Sándwich de leche casero Receta con poca levadura infalible

Sándwich de leche casero Receta con poca levadura infalible

SANDWICH de LECHE

Receta del SANDWICH de LECHE CASERO

El Sandwich  de leche casero son bocaditos de leches ideales para un desayuno o merienda. Son ideales para comer solos o rellenos con embutidos. Por lo general, se preparan para cumpleaños y tener una variedad de platos. Inclusive los usan para hamburgesas.

Para preparar este tipo de pan, se emplean ingredientes que, por lo general, están en las alacenas de todos los hogares. Se pueden amasar en forma redonda o alargada.

Se pueden guardar en bolsitas y su conservación es hasta 4 días.

Ingredientes

  • 300 ml de leche entera
  • 500 gramos de harina común
  • 7 gramos de levadura fresca
  • 200 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 huevo
  • 20 gramos de manteca
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 yema para cepillar
  • 50 ml de leche entera para cepillar
  • Papel pergamino

Dificultad: bajo Preparación: 30 minutos Tiempo de descanso: 4 horas Tiempo de cocción: 30 minutos Porciones: 6

sandwich de leche
SANDWICH de LECHE CASERO

Preparación del Sandwich de leche

  1. En un recipiente ir tamizando la harina, es decir, pasarla por un colador para eliminar los grumos y lograr que se airee.
  2. En otro recipiente colocar la leche e ir desmenuzando la levadura. Batir. Incorporar la harina de a poco, amasar y corroborar que la leche la absorba de a poco.
  3. Incorporar el azúcar, la sal, el huevo, la manteca, un poquito de aceite de oliva virgen extra y amasar durante 10 minutos hasta conseguir una masa pareja y elástica.
  4. Cubrir la masa con un film transparente en un recipiente y dejar reposar durante 4 horas hasta que la masa duplique su tamaño. Pasado este tiempo, desinflamos y colocar sobre una tabla.
  5. Estirarla y dividirla en trozos de 80 gramos aproximadamente. Usar un rodillo para desenrollar los panes, estirarlos y luego girarlos sobre sí mismos. Colocarlos en una bandeja para hornear, previamente forrada de papel pergamino y espaciados. Cubrir con papel film y dejar descansar durante media hora.
  6. Cepillar la masa con un huevo y leche mezclado. Hornearnos en el horno durante 10 minutos a una temperatura de 230 grados. Se recomienda poner un pequeño recipiente de agua dentro del horno para obtener un dorado ideal.
  7. Bajar la temperatura a 200 grados durante 15 minutos y sacar el agua del horno.
  8. Retirar los panes del horno y dejar enfriar.

Recomendaciones

Rellenar los sandwiches a elección y almacenar en bolsas para congelador. Consumir dentro de los 3 días posteriores a la elaboración o freezar hasta un mes.

¡Recomendado!

Ñoquis de remolacha

Los Ñoquis de remolacha, como todas las pastas se trata de un plato suculento y súper ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *